26 de junio de 2014

El roce


"Hemos llenado el mundo de ruido y nos hemos apretado en las ciudades, pero sobre todo procuramos desesperadamente que ese abrumador espacio que es la cama se pueble con otra respiración, alguien que tosa, ría, se despierte en la madrugada buscando el vaso de agua a tientas, y en algún momento nos roce con el pie, casi por equivocación, seguramente porque la cama en realidad no es tan grande. Ese milimétrico roce de la piel parece salvarnos de ese abismo cotidiano que es la noche: la escenografía más operática de la soledad. Somos devastadoramente frágiles. Se nos siente la costura con demasiada facilitad". 
Leonardo Padrón - Kilómetro Cero

20 de junio de 2014

El recuerdo de mi primer amor

Recientemente me encontraba haciendo una actividad llamada "25 canciones", cada día debía publicar en redes sociales una canción que correspondiera a un recuerdo, según la pauta que tocara y con su correspondiente explicación. Cierto día tocaba compartir una canción que me recordara a mi primer amor y la imagen fue tan agradable que decidí compartirla con mis lectores:

Nos conocimos cuando yo tenía unos 9 años y él 10. Nos 'hicimos novios' un tiempo después. Estábamos en el patio de la casa de sus abuelos y él me preguntó si quería ser su novia mientras me enseñaba a bailar trompo. La relación duró (con recesos) hasta que yo tenía unos 15 años y él 16. 

Nos quisimos bonito, con canciones, con inocencia, con mucho mar de por medio y con muchas palabras dulces. Montamos bicicleta juntos. Yo le dejé un ojo morado una vez. Contribuí a cuidarlo cuando tuvo paperas, a pesar de las amenazas de contagio. Él me regalaba un Prestigio en cada cumple mes. Juntos vimos El Rey León por primera vez. 

Él le regaló una vez una dona a mi mamá para ganarse su simpatía. Mi perro -que era un demonio- intentaba tener relaciones con su pierna. Él usaba zapatos Airwalk y a mí me parecía el más bello de todos los adolescentes del mundo. 

Juntos escuchábamos toda clase de música: con él me nació el cariño por Luis Silva, la afición por los primeros discos de Arjona y de Shakira. A él le fascinaban los 007 y hasta el día en que me muera, cuando escuche "El último beso" lo recordaré. 

Él vivía en Valencia y yo en Los Teques, nos veíamos poco, pero nos llamábamos mucho -desde la casa o el teléfono público-. Mi mamá y yo tuvimos que establecer un acuerdo de número y duración de llamadas mensuales desde el teléfono de la casa. Nos enviábamos a través de su prima, desesperadas cartas de amor que aún conservo, con mala ortografía y caligrafía aún peor, pero cargadas de dulzura y sinceridad. Él era temperamental y celoso, yo era paciente y lo celaba de su vecina (el tiempo me dio la razón en eso porque ella fue su siguiente novia).  Él decía que yo tenía las manos más bellas del mundo, yo escribí el primer verso de mi vida para sus ojos negros. Juntos aprendimos a hacer cariño, a besar, a tomar la mano del otro. 

Tengo por lo menos diez años sin verlo, pero nunca perdimos contacto. Hay dos días al año en los que tenemos una cita telefónica obligada: nuestros cumpleaños. Ocasionalmente hablamos en otra fecha y nos comentamos alguna que otra tontería. 

El me enseñó, sin saberlo, a sentirme querida y cuidada, a sentirme siempre como una dama; algo que siempre le agradeceré profundamente. Quizás por eso nunca me he conformado con menos. Tal vez por la misma razón, siempre he sentido un cariño muy bonito por él. Él se casó y, si hace sentir a su esposa tan feliz y especial como me hizo sentir cuando yo era una niña, ellos serán infinitamente felices juntos. 

Esta canción fue la primera de varias que me dedicó, una tarde en el zaguán de su casa de playa...


16 de junio de 2014

Divagando...

Quizás es la culpa, tal vez sólo esté deprimida. Es probable que simplemente sea miedo. De pronto es esa asfixiante sensación de que te traicioné, de que prometí cuidarte siempre y no lo hice, te abandoné. Es esta desazón de no saber si te volveré a ver y si lo hago, cuándo será ¿me reconocerás? Después de todo fui yo quien decidió darles la espalda, quien huyó, quien fue egoísta... quien nos separó... no hay otros culpables en esto. Quizás es amor, añoranza, dese, costumbre. Tal vez se trate de lo que no podré hacer sin tí... pero también podría ser solo una excusa para buscar pretextos porque en el fondo soy yo quien se siente vacía sin tí... desnuda, desprotegida, perdida y asustada. Ahora me toca reinventarme, reaprenderme y reconstruirme en esta ausencia de ti, en este exceso de mi, en este lugar en que no somos nosotros... sin tí... sin mi... sin ella... sin ustedes... sin refuerzos, como los valientes. Como la heroina que aún no aprendo a ser...

13 de junio de 2014

Cuando el amor llega así de esta manera...

"Desde una cabaña en la distancia llegan las notas de Caballo Viejo de Simón Díaz en la voz inconfundible de Roberto Torres, ese himno de la llanura venezolana que los hombres mayores han adoptado como propio en todo el continente y cantan al oído de potras alazanas cuando quieren soltarse la rienda con la esperanza de que ellas también suelten la suya. <<Cuando el amor llega así, de esta manera, uno no se da ni cuenta...>>, advierte el cantor mientras va narrando las proezas del viejo semental. <<Cuando el amor llega así, de esta manera, uno no tiene la culpa...>>;, se justifica el llanero para terminar conminando a la especie humana a seguir su ejemplo <<porque después de esta vida no hay otra oportunidad>>

Virginia Vallejo


10 de junio de 2014

Campo 14: Zona de control total

Campo 14 es un documental que sigue de cerca la historia de Shin Dong-Hyuk, un joven nacido en un campo de concentración en Corea del Norte, quien logró escapar de éste cuando tenía 23 años, luego de haber pasado su vida en cautiverio. 

Llegué al documental por simple casualidad, Netflix me lanzó la sugerencia de tantos documentales que he visto últimamente y éste sin duda llamó mi atención. El documental está bien logreado y ofrece testimonios claros en los cuales este muchacho cuenta pormenores de su vida en el campo de trabajo y de su escape, es una ventana que nos ofrece asomarnos a un mundo desconocido para muchos. De Corea del Norte es mucho lo que se dice y es mucho también lo que se desconoce, las historias que suelen salir a la luz pública son -por decir lo menos- espantosas y las que cuenta este documental no se quedan atrás. En paralelo, las cámaras también documentan los testimonios de otras personas, varias de ellas soldados que formaron parte del personal de seguridad en los campos de concentración y quienes también ofrecen sin tapujo alguno testimonios de los hechos habituales en tal contexto. A partir de la historia de este joven, también fue escrito un libro llamado "Fuga del campo 14". 

Sin duda, se trata de un documental recomendado para quienes encuentren interesantes los temas de Derechos Humanos. Aquí les dejo el trailer en inglés y el documental está disponible en el mismo idioma en Youtube y Netflix. 



6 de junio de 2014

Amando a Pablo, odiando a Escobar

Casi tan pronto como me dio por leer un poco más sobre la historia colombiana, ese interesante menjurge de izquierdas, derechas y narcotráfico, me enteré de que el libro "Amando a Pablo, odiando a Escobar" estaba recién salido del horno y no dudé un segundo en comprarlo. Antes de éste había leído La Parábola de Pablo, el cual está bien escrito y es muy interesante, así que lo recomiendo ampliamente. 

Aparte del título, lo que me llamó la atención de este libro fue el hecho de que hubiese sido escrito por Virginia Vallejo, quien fuera amante durante años del zar de la cocaína. Debo decir que el libro es por demás interesante, tanto que lo leí en el transcurso de cuatro noches; incluso lo terminé un día en el que venía llegando de tomarme unos tragos y a las tres de la mañana decidí tomar un baño y acabar con la historia de una vez por todas. 

En cuanto a la forma, me parece que la autora falla en el orden lógico en ciertos párrafos, en los cuales por mucho que los releí no pude encontrar la coherencia entre el principio y el final. Es como si en ciertos momentos estuviera hablando para sí misma y comienza a divagar sin terminar la idea. Sucede en algunos párrafos esporádicos, pero me pareció necesario advertir al respecto. Como carezco de habilidades de crítica de libros, no sé si se trate de un ardid de la autora y no de una falla. 

Habiendo dicho eso, también debo decir que la historia atrapa y es muy interesante, quizás porque ofrece un acercamiento muy interesante a una de las mentes criminales más famosas de la historia. Mi apreciación personal es que Virginia Vallejo se pasa las páginas tratando de vender una imagen de sí misma como una mujer inocente, incapaz de dañar a nadie, pero en realidad pareciera evidente que tiene un ego tan o más grande que el de su ex-amante, así como un materialismo inmenso. Siempre tuve la impresión de que el único principio verdadero que tiene esta mujer es su amor por el dinero y por los hombres que además de tenerlo, le alimentan el ego. Toda esa imagen que construí de ella a partir de la lectura de su libro, me hace preguntarme acerca de la veracidad de algunos hechos, sobre todo porque hay eventos que ella atribuye a su participación y que al ser comparados con documentales u otros libros no parecieran tener nada que ver con la mano de una mujer. 

En cualquier caso, el libro es una referencia obligada. Es interesante, sabroso de leer, desnuda al poder económico de Colombia hablando francamente de sus relaciones con la corrupción, el narcotráfico, paramilitares y afines. Algo que probablemente no sea una sorpresa para nadie, sino para mí que aún estoy cruda en la historia de ese país. Su manera directa de hacer señalamientos no deja de ser atractiva y por lo tanto, no es de extrañar que la autora cuente con una larga lista de enemigos. En fin, les invito a leerlo y formar su propia opinión al respecto.

SINOPSIS: "Virginia Vallejo fue la presentadora más importante de la televisión colombiana durante la década de los ochenta, época en la que comenzó su relación amorosa con Pablo Escobar Gaviria. En los años siguientes pagó un alto precio que acabó con su carrera. En julio de 2006 ofreció su testimonio contra el candidato presidencial Alberto Santofimio, acusado de instigar el asesinato de Luis Carlos Galán, cometido por Escobar. Al día siguiente de su salida de Colombia, 42 diarios de todo el mundo publicaron la noticia en primera página. Amando a Pablo, odiando a Escobar es el primer libro de la autora".